En el año 1986 el Profesor Dr. Alois G. Tumbo Oeri, catedrático de la Facultad de Bioquímica de la Universidad de Nairobi (Kenya), después de haber estudiado la vida y la obra de Ana García de Cuenca, propone a ésta para el prestigioso Premio Nobel de la Paz. Un año más tarde, en 1987, el Profesor Tumbo Oeri visita España para conocer personalmente a la ilustrísima Sra. Dña. Ana García de Cuenca. Y seguidamente vuelve a proponerla para dicho Premio, considerando que su obra puede hacer mucho bien a toda la Humanidad.

Un año después, en 1988, es el Profesor Dr. Mahmoud Ali Makki, Doctor por la Universidad Complutense de Madrid, miembro de la Academia de Lengua árabe, presidente de la Asociación Egipcia de Hispanistas, condecorado por el Gobierno Español con las órdenes de Alfonso el Sabio y del Mérito Civil, quien propone a Ana García de Cuenca para el Premio Nobel de la Paz. El Dr. Makki, también viene a España para conocer a Ana García de Cuenca. Y tras unos días de estancia en Córdoba, queda maravillado por la obra y la persona de Ana. Tanto es así, que no duda en proponerla para el Nobel durante los años siguientes (de 1989 a 1996).

Durante todos estos años en los que se solicita para Ana García de Cuenca el Premio Nobel de la Paz, son miles las cartas de adhesión, dirigidas al Instituto Nobel de Noruega, las que apoyan esta petición.